Se acerca tu cumpleaños y no quieres ninguna fiesta sorpresa, ni reuniones incómodas donde no quieres estar. Pues entonces ha llegado la hora de que organices una fiesta de cumpleaños a tu medida y según tus propios términos. Para esto tendrás que empezar con anticipación a hacer los planes y pensar en la lista de amigos que sí quieres que estén presentes. Toma papel y lápiz y empieza a diseñar tu propia fiesta.

Depende de tu propia personalidad determinar cuántas personas asistirán a tu cumpleaños. Si vives en una habitación estudio, lejos de tu familia, tendrás que optar por algún lugar afuera, a menos que sólo tengas la intención de pasarlo con un par de amigos, en ese caso sí podrían quedarse en tu cuarto. Siempre es mejor saber que así la pases solo con cinco personas o menos, esas personas sean definitivamente amigos con los que quieras contar y pasar un buen rato.

Líbrate del compromiso de invitar a todo el mundo, si tú eres el organizador de tu propia fiesta, será más difícil disfrutar de tu propia fiesta si te la pasas sólo fijándote que tus invitados lo pasen de la mejor manera. Recuerda que el festejado eres tú y son tus invitados los que tienen que hacerte pasar un momento increíble, por eso recalcamos en la importancia de invitar a gente que de verdad te importa y tú les importas.

Para los preparativos no es necesario que hagas algo demasiado trabajoso, recuerda que debes tener cuerpo para poder festejar después, basta con tener tu lugar limpio y despejado para que tus amigos puedan moverse sin problemas. Tú puedes comprar bebidas y algunos snacks para los invitados, pero tus amigos deben saber que esperas que traigan algo para continuar la fiesta, ya sea comida o bebida.4

Una de las mejores cosas de estar a cargo de tu propio cumpleaños es que puedes escoger la música que se te antoje, prepara tu lista con anticipación y si tus amigos comparten tus gustos musicales tanto mejor. Dependiendo del tipo de reunión que quieras tener, deberás graduar el volumen de la música, si quieres bailar, súbelo, si sólo planeas una reunión en la que converses con tus amigos, entonces puedes mantenerla solo como un fondo sin que se escuche por encima de las voces.

Organizar tu propia fiesta te hará sentir en control de la situación, aunque esto no quita que tus amigos preparen alguna sorpresa para ti, por eso mantente abierto a las posibilidades de que te sorprendan con algo, pero avísales con anticipación de la fiesta que has organizado. Así evitarás contratiempos y tendrás una fiesta a tu medida que podrás disfrutar al lado de gente que valoras y aprecias de verdad.

Comments

comments